La Ciencia de Hacerse Rico – PDF

Capítulo 17 – Resumen de La Ciencia de Hacerse
Rico

Hay una Materia Pensante de la cual todas las cosas están hechas y que, en su estado original, impregna, penetra, y llena los interespacios del universo.

El pensamiento produce en esta sustancia la cosa que imagina ese pensamiento. El ser humano puede formar cosas en su pensamiento, y si impregna con su pensamiento a la sustancia sin formar, puede causar que se cree la cosa que él piensa.

Para hacer esto, el ser humano debe pasar de tener una mente competitiva a una mente creativa; de otra manera, no puede estar en armonía con la Inteligencia sin Forma, que es siempre creativa y nunca de espíritu competitivo.

El ser humano puede entrar en plena armonía con la Sustancia sin Forma teniendo una gratitud activa y sincera por los dones que ella le concede. La gratitud unifica la mente del ser humano con la inteligencia de la Sustancia, de modo que los pensamientos del hombre son recibidos por la Sustancia sin Forma. El ser humano puede mantenerse en el nivel creativo sólo uniéndose con la Inteligencia sin Forma por medio de un sentimiento profundo y continuo de gratitud.

El ser humano debe formarse una imagen mental clara y definida de las cosas que desea tener, hacer, o llegar a ser; y debe mantener esta imagen mental en sus pensamientos, estando profundamente agradecido al Supremo porque le concederá todos sus deseos.

El ser humano que desea enriquecerse debe pasar sus horas de ocio en la contemplación de su Visión, y en sincero agradecimiento por lo que recibe en la realidad. Nunca es demasiada la importancia que se preste a la contemplación frecuente de la imagen mental, unida con la fe firme y la gratitud devota. Éste es el proceso por el que se imprime e impregna la imagen en la Sustancia sin Forma y las fuerzas creativas se ponen en movimiento.

La energía creativa trabaja a través de los canales establecidos de crecimiento natural y del orden industrial y social. Todo lo que se incluye en su imagen mental seguramente le llegará al ser humano que siga las instrucciones dadas, y cuya fe no vacile. Lo que quiera le llegará por los caminos del comercio establecido.

Para recibir lo suyo cuando esto le llegue, el ser humano debe estar activo; y esta actividad sólo puede consistir en cubrir en forma muy amplia su puesto actual. Debe mantener en su mente el objetivo o propósito de enriquecerse a través de la realización de su imagen mental. Y debe hacer, cada día, todo lo que pueda ser hecho ese día, teniendo cuidado de hacer cada cosa de una manera eficiente. Debe dar a cada persona un valor de uso superior al valor en efectivo que recibe, para que cada transacción produzca más vida; y debe mantener el Pensamiento Avanzante, para que la impresión de crecimiento sea comunicada a todos los que están en contacto con él.

Los hombres y las mujeres que practiquen las instrucciones anteriores con seguridad se enriquecerán; y la riqueza que ellos reciban estará en proporción exacta con el carácter definitivo de su visión, la fijeza de su propósito, la constancia de su fe, y la profundidad de su gratitud.

Descargar Libro en PDF

Comments

comments