ACCIONANDO POR MIS SUEÑOS

Entrena tu MENTE

TOMA ACCIÓN POR TUS SUEÑOS ANTES QUE ENTRE EL SUEÑO

Cuando decidí emprender estaba determinado a triunfar en todo lo que hiciera. Sin embargo mi ímpetu en entusiasmo me llevaron a cometer muchos errores que fueron cruciales en mi vida. Así mismo, me encontré con dificultades que en su momento creí insuperables a lo largo del camino.

La primera lección que debí aprender fue que al principio no tenía ni idea de cómo conseguir clientes ni darme a conocer al mundo con el negocio que tenía entre manos. El primero en comprarme algo fue mi padre, con esta emoción de mi primera venta comenzaba a creer que los clientes llegarían solos y que debía prepararme para atenderlos en lugar de salir a buscarlos. No podía estar más lejos de la realidad. Con una experiencia nula en marketing o ventas, estaba esperanzado a la buena voluntad de todos los santos para que me enviasen clientes nuevos. Cuando vi que los clientes no llegaba, que mi teléfono no sonaba y que mi correo solo se llenaba de publicidad y no de pedidos entendí que algo más debía hacer. Así decidí salir al mundo y comenzar a contarles a todos lo que hacía y descubrí la importancia de saber generar confianza en las personas. Comencé a ir a conferencias, seminarios, cursos, eventos, entre otros. En cada uno de ellos ampliaba mi contexto social y empezaba nuevas amistades. Una habilidad que pude reconocer en mí fue la facilidad con la que las personas confiaban en mí, ya que a partir de ese momento todos me comenzaban a recomendar sin siquiera haber comprado mi producto o servicio. De esta manera mis ventas comenzaron a aumentar al punto que ya no debía esforzarme mucho por conseguir nuevos clientes. La recomendación boca a boca de las personas que me conocían, así como de las que eran mis clientes me generaba nuevos clientes casi en automático. Aquí cometí el segundo error que explico más adelante.

El segundo reto fue en la parte administrativa de la empresa. Si bien me consideré siempre muy ordenado en llevar mis cuentas y registros, había muchos elementos de contabilidad e impuestos que desconocía. Lidiar con este tema, luego de haber cometido muchos errores tuvo un precio muy alto tanto económico como emocional. Decidí detener las operaciones y dedicarme a otras actividades, incluso tomé un trabajo como administrador de un hotel en la selva. No puedo decir que la experiencia de volver a trabajar como dependiente fue totalmente agradable. Cuando uno prueba los beneficios de la independencia es mucho más complejo restringir tus libertades. Además, sentía que estaba yendo en una dirección completamente opuesta a mis sueños. Entonces aprendí la siguiente lección:

ABANDONAR TUS SUEÑOS SOLO POR UN FRACASO TE VUELVE UN FRACASADO.

Comencé por aceptar que no tenía los resultados que deseaba y que yo era el único responsable de eso. Hacerme responsable de mis acciones, creencias y pensamientos fue el primer paso que tomé para redireccionar mi vida al camino que había trazado inicialmente.

Recuerdo haber asociado tanto dolor a mi estado del momento que puse en el universo un deseo tan ardiente de lograr mis sueños que este me escuchó. Desde ese momento comenzó a poner en mi vida a cada una de las personas de quien debía aprender algo, lo quisiera o no. Sabía que mientras no aprendiera, seguiría cometiendo los mismos errores y obteniendo los mismos resultados. Por tal motivo agradezco profundamente a cada una de estas personas que a pesar de que las lecciones fueron duras pude aprenderlas e interiorizarlas en mi vida.

Cuando decidí comenzar a cambiar mis creencias y a liberar mi mente de todo aquello que impedía lograr mis metas, todo a mi alrededor comenzó a cambiar. Hoy las lecciones ya no son dolorosas porque yo soy consciente de todo lo que debo aprender y elijo personalmente de quien aprenderlas.

Fue así como decidí entrenarme con los mejores, y al día de hoy he aprendido que el marketing y las ventas no deben ser dejados al azar, y mi segundo error: dejarlo en manos de otras personas. Soy yo quien debo tener un plan estratégico de cómo obtener clientes de forma constante y deliberada. Felizmente puedo decir, que gracias a un entrenamiento reciente en INVERSIONES Y NEGOCIOS con mentores que tienen resultandos multimillonarios, me siento mucho más que emocionado ya que no es una emoción basada solamente en la esperanza de que todo me vaya bien, sino en los conocimiento adquiridos y comprobados por cientos de personas que aprendieron a hacer bien las cosas. Estos conocimientos son:

  1. Conocer mi propósito de vida
  2. Determinar el valor de mi empresa y saber comunicarlo
  3. Atraer clientes de manera deliberada y sistematizada
  4. Gestionar equipos de trabajo para un alto rendimiento
  5. Crear ideas de negocios y poder validarlas directamente con mi mercado
  6. Capitalizar mis ideas o empresas
  7. Administrar mis finanzas como lo hacen los profesionales

Todo aquello que he pasado en mi vida sé que tiene un propósito mayor de servir con amor a todas aquellas personas que pueden estar pasando lo mismo que yo pasé en algún momento. Si yo encontré las herramientas y estrategias que me han encaminado hacia mis sueños no fue para que las usara solo en mí, sino que a través de compartir todo lo que he aprendido sé que aportaré mucho valor a otros seres humanos que desean también alcanzar su máximo potencial.

Mi camino está trazado y yo lo estoy recorriendo con total seguridad de cada paso que doy en mi vida. Aquí me tienes, tomando acción por mis sueños a cada momento. Estoy muy agradecido de poder compartir este parte de mi historia contigo y de que me permitas aportar valor a tu vida.

Dime en qué más te puedo servir y lo haré.

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: